En estos momentos en los que nos encontramos en “recesión económica”, más comúnmente llamada crisis, la publicidad puede ser un arma de doble filo. Por un lado la gente ha dejado de invertir en “cosas que no le repercuten beneficios“, o eso creen, por otro lado ahora es el momento de publicitar nuestros servicios, de seguir siendo visibles en el mercado.

Son muchos factores los que influyen, por un lado el cliente final está reduciendo sus gastos y deja de comprar, esto influye en las empresas que dejan de invertir en mejoras, productos, publicidad.

Tenemos que tener en cuenta que más del 99% de las empresas españolas son pequeñas o medianas empresas, PYMES y estas no están en disposición como las multinacionales de desembolsar grandes cantidades de recursos económicos en publicidad. Además de no estar todavía muchas habituadas a internet.

Y sigue costándoles mucho apostar por las nuevas tecnologías, y más utilizar este medio para publicitarte aún estando demostrado lo económico que resulta frente a la publicidad tradicional.

Cualquier anuncio en una página de periódico o prensa puede ir desde los 200,300 euros las de pequeña tirada, locales a miles y miles de euros para la prensa de tirada nacional. Peor lo tienen en la televisión, 20 segundos de anuncio puede costarles los beneficios de 4 o 5 años de trabajo.

Tirar folletos, nunca mejor dicho, también está demostrado que tampoco es la panacea, sobre todo por la competencia y la poca atención que suelen provocar en la gente de calle.

La mejor campaña por supuesto es esa que combine en cada momento los mejores medios para llegar al público objetivo, a veces tendremos que utilizar folletos y flyers junto con una campaña en prensa o en radio. Otra vez necesitaremos de televisiones locales y patrocinar algún evento, … Pero creo que en estos momentos en los que el 80% de las personas que buscan algo primero al menos consultan en internet, características, precios, funcionalidad, todas estas campañas deberían estar acompañadas de publicidad en internet, ya sean banners en portales temáticos, locales, regionales o nacionales, programas de afiliados, pago por click, etc…

Para captar este tipo de mercado también debemos tener en cuenta que nuestras webs deben ser atractivas, no solo gráficamente, sino sobre todo en contenidos, que tanto el cliente que se quiere publicitar como sus potenciales clientes (nuestros/as visitantes) se sientan agusto.

Es ahí donde los/as webmaster deben hacer más incapié, seguramente luego la publicidad no venga sola, pero tendrá más fácil el camino. Por ello no debemos obsesionarnos con conseguir patrocinadores y publicidad a corto plazo, es más un trabajo a medio y largo plazo.

Intentemos al principio tratar de cubrir los gastos de la puesta en marcha de nuestros portales, dominio, hosting y poco a poco iremos viendo resultados.